Monday, 26 January 2009

El problema de España: el mercado laboral

Los datos de la Encuesta de Población Activa del último trimestre del 2008 se publicaron el viernes. Los resultados totales de la EPA no suelen ser una sorpresa, porque en gran parte reflejan lo que ya sabemos con anterioridad a través de la publicación de los datos del paro del INEM y los datos de cotización a la Seguridad Social. Por lo tanto ya esperábamos las noticias de la aceleración de la destrucción de empleo (el número de ocupados ha caído en 620.000 en los últimos doce meses, la gran mayoría de ellos en el último trimestre) e incremento en el paro (que ha subido en 1.280.000 en los últimos doce meses, alrededor de la mitad en los últimos tres meses).

No obstante la EPA aporta datos más detallados que merece la pena presentar, aunque sólo sea para complementar la nota de prensa del Instituto Nacional de Estadística que es siempre muy seca: muchos cuadros y pocos gráficos. Además la EPA es mi fuente de datos favorita: el 2003 y 2004 me los pasé analizando la EPA británica (que se llama Labour Force Survey, un nombre más apropiado, ya que la EPA es una encuesta tanto de la población activa como la inactiva).

La tasa de empleo

El primer gráfico presenta la tasa de empleo, que se define como el número de ocupados en edad de trabajar (16 a 65 años) como proporción del total de la población en edad de trabajar. La tasa de empleo desciende desde hace ya hace más de un año – en el tercer trimestre de 2007 alcanzaba el 66.9%, desde donde ha caído ya al 63.7%.

Algo que es interesante hacer con los datos de la EPA es analizar cómo está afectando la crisis a distintos colectivos. Mi gráfico muestra lo que está pasando con tres colectivos: las mujeres, los jóvenes menores de 30 años y los extranjeros. Por cierto, Bote Álvarez-Carrasco ya ha hecho un buen análisis de las tendencias de estos colectivos en el mercado laboral, así que lo que presento aquí no es nuevo (aunque él no usa los datos de la EPA).

La pérdida de empleo se ha cebado hasta ahora en los extranjeros y los jóvenes. La tasa de empleo entre los extranjeros alcanzaba el 68.7% en el tercer trimestre de 2006 – desde entonces ha caído hasta el 60.9%. Está caída ha sido el resultado del continuo incremento de la población extranjera más que de la reducción del número de ocupados. Según la EPA el ritmo de crecimiento de la población extranjera a disminuido en el último año, pero aún así se incremento su número en 368.000 personas hasta más de 4,7 millones.

El descenso en la tasa de empleo entre los menores de 30 años ha sido igual de acusado – si hace apenas un año alcanzaba casi el 60% ha caído ahora al 52.2%. Lo increíble es que este dato se traduce en un descenso de 718.000 ocupados menores de 30 años desde que el empleo alcanzó su nivel máximo en el tercer trimestre del 2007. En otras palabras, toda la destrucción de empleo neta en los últimos 15 meses se ha producido entre los menores de 30 años.

La tasa de paro


Los datos anteriores sobre el empleo pueden resultar hacer pensar que aquellos que están sufriendo la precariedad laboral son exclusivamente los jóvenes y los extranjeros. Los datos sobre el paro despejan las dudas: el paro está afectando a todos. He añadido la tasa de paro para varones mayores de 30 años para ilustrar que ningún colectivo se salva.


Conclusión

No he mostrado un gráfico con la tasa de actividad económica porque es un gráfico un poco aburrido. Pero el dato es importante: muestra que la actividad económica alcanza los niveles máximos históricos sobrepasando el 60% de la población mayor de 16 años por primera vez en la historia en el último trimestre. Esa es la buena noticia: en España hay hoy en día más personas que están trabajando o quieren y pueden trabajar que nunca antes en su historia (esa es la definición de la actividad económica). El problema es que a la vez se destruye empleo a un ritmo sin precedentes.

Mañana hablamos de la solución usando otra de mis fuentes de datos favoritas, la encuesta Doing Business del Banco Mundial.

2 comments:

  1. "Esa es la buena noticia: en España hay hoy en día más personas que están trabajando o quieren y pueden trabajar que nunca antes en su historia"

    O no tan buena si la causa es la necesidad/desesperación de personas de un grupo familiar que antes no se habían planteado buscar trabajo.

    Por tanto, creo que son más útiles los porcentajes de incremento del número de desempleados en vez de referirlos a una base que va a incrementar no sólo por el aumento de población sino por la necesidad.

    La Carta de la Bolsa Sorpresa Santiago Niño Becerra

    [ Hay a quienes ha sorprendido: que aumente la población activa pese al deterioro económico que se está produciendo. ¿A quienes les sorprende?: Uds. lo leyeron aquí hace meses: si el número de desempleadas/os aumenta (¡atención!: he dicho ‘el número de desempleadas/os’, no la tasa de desempleo: 3,2 millones de personas sin empleo son 3,2 millones, independientemente de cual sea el número de personas activas), ¿qué sucederá en las familias que tienen deudas que atender y gastos que cubrir?, pues que miembros que hoy no están trabajando o que lo hacen de forma esporádica tratarán de encontrar un empleo más o menos estable que permita a la familia sustituir, aunque sólo sea en parte, la renta salarial que el/los miembro/s desempleados no aportan.

    ¿El escenario?: más población activa, en blanco o en negro, tanto da a efectos de oferta de trabajo, más desempleo, menos ocupación, pero más en negro y menos en blanco; rentas salariales a la baja, menor recaudación fiscal, menor consumo, caída en la afiliación a la seguridad social, ¿caídas en las coberturas públicas: desempleo, sanidad, …?. ]

    ReplyDelete